lunes, 30 de enero de 2012

Para que Mi Banco me devuelva la comisión

Ya desde principios del milenio, se vislumbraba que en la cuenta de resultados de los bancos el margen financiero (resultado que el banco obtiene por la diferencia entre el precio al que pide prestado el dinero y luego lo presta) iba decreciendo, ya que los márgenes y diferenciales se iban estrechando, es por ello que alguna mente creativa decidió que la mejor manera de no perder comba y seguir obteniendo espectaculares beneficios era incrementar las comisiones por servicios y, más ahora, con las fuertes provisiones que deben hacer por culpa de la morosidad

Son muy variadas, y normalmente el coste es residual para la entidad, o incluso se podría decir que aunque nos lo cobren de manera porcentual, para ellos es básicamente un coste fijo. Como por ejemplo el ingreso de un cheque, normalmente el banco cobra una comisión según el importe de éste, sin embargo el coste operacional para el banco es fijo, y probablemente no llegue a los 10 céntimos.


Las autoridades, entendiendo la importancia que tienen estas comisiones para la cuenta de resultados del banco, dan vía libre a estas entidades a todo tipo de comisiones, las cuales se publican en el Banco de España. Las entidades al publicar estas tarifas siguen políticas de máximos, pues normalmente aplican a sus clientes precios algo más bajos, de acuerdo a circunstancias comerciales u ofertas para determinados colectivos.

No hay que ser ningún magnate ni tener muchos movimientos en la cuenta para percatarse de la variedad de comisiones que nos cobran: mantenimiento y administración de la cuenta corriente, reclamación posiciones deudoras, transferencias, ingreso de cheques, mantenimiento de las tarjetas de débito y crédito, cuando pedimos un extracto, el duplicado de un recibo, duplicado de una tarjeta de crédito o débito, etc.

Por supuesto hay más, aunque menos habituales: comisión de apertura y de estudio de un préstamo, por solicitar un certificado, comisión trimestral por solicitar que te avalen, al amortizar parcialmente un préstamo, por tener depositadas acciones de compañías cotizadas, al realizar operaciones de compra y venta de acciones, etc.

Es decir, el banco puede cobrarte prácticamente por todo. Siguiendo un par de consejos, podemos evitar las comisiones más habituales:

Comisión de mantenimiento y administración de la cuenta o libreta.
Normalmente la podemos evitar de dos formas: los bancos no suelen cobrarla si tienes la nómina domiciliada en dicha cuenta corriente. También es muy probable que si tengamos la suerte de contar con un saldo o posiciones de ahorro de más de 6.000 euros, hablando con algún empleado (y este a su vez con el director de la sucursal), decidan eliminar dichas comisiones de nuestra cuenta.

Comisión de reclamación de saldo deudor
Es una comisión que nos cobran por estar en descubierto, y es complementaria a los intereses que nos cobran por estar X días en números rojos. Esta comisión la debemos reclamar siempre que el banco no haya realizado una gestión personalizada e individualizada para recuperar el saldo en negativo. Si hay que hacer reclamación formal, se hace, pero en este caso no hay que negociar, sino reclamar.

Comisión de transferencias
Este caso es parecido al anterior, el banco no suele cobrar un cierto número de transferencias al mes si tienes la nómina domiciliada. No obstante, si te están cobrando, trata de alcanzar algún tipo de acuerdo para que te las rebajen, bien solicitándoles un precio a cambio de que las realices tu mismo por banca electrónica o bien, más drástico, amenazándoles con cambiar la nómina a otro banco, o cancelar algún seguro (ahí les duele)

Comisión de mantenimiento de tarjetas
Con la proliferación de financieras que prácticamente regalan las tarjetas a las puertas de los centros comerciales, aquí tenemos muchas posibilidades de que nos retrocedan esta comisión, pero la estrategia es la misma que con los teléfonos móviles: si nuestro uso de la tarjeta es mínimo, al banco le va a dar igual que la canceles o no, sin embargo si usamos mucho la tarjeta, el banco negociará para que no canceles el contrato. ¿Cuánto es mucho? Bueno, si nuestra facturación mensual ronda los 500 euros, es un buen comienzo, es lo mínimo para negociar y que nos tengan en cuenta. Como en todos los casos anteriores, si tenemos unas buenas posiciones en ahorros u otros productos, nuestra negociación tendrá más posibilidades de tener éxito, pues el banco también sabe quién está "pillado" y no tiene muchas más alternativas, por tanto, la amenaza suele ser más creíble tanto en cuanto nuestra posición financiera sea más desahogada.

Habitualmente las entidades no cobran la tarjeta de débito si tenemos la nómina domiciliada, y la de crédito nos la suelen cobrar siempre, pero como decíamos antes, revisad la facturación y uso de la misma, si es importante, acabarán devolviéndola, previa negociación o reclamación informal.

Ingreso de Cheques
Esta comisión suele ser fácilmente evitable si se trata de un cheque de una cantidad importante y pretendemos colocarla en algún producto de ahorro, rápidamente te la quitarán. Si el cheque es de una cantidad inferior a 3.000 euros, es muy posible que no hagan nada por eliminar la comisión, no obstante, la posibilidad de negociar siempre existe. Si nuestra operativa es recurrente, y vais a ingresar cada mes un cheque (ya sea porque vuestra empresa os paga así o sois autónomos), hay que negociar, siguiendo las indicaciones anteriores: por saldos, por productos, etc.

Por último, para evitar el cobro por duplicados de recibos o extractos, tratad de usar la banca electrónica, hoy en día se puede obtener por este medio toda clase de duplicados, extractos, movimientos, relación de contratos, etc.


Hay otra forma de evitar estas comisiones, y es negociando con la  contratación de algún nuevo producto, ya que éstas entidades están ávidas de nuevas contrataciones, por lo que formalizando una nueva tarjeta, plan de ahorro, plan de pensiones o algún seguro, es muy probable que puedas condicionarles la nueva contratación a la supresión de dichas comisiones. Si optas por esta modalidad, ten en cuenta dos cosas:

1. Que la nueva contratación no te suponga un gasto mayor que la propia comisión que intentas que te eliminen, o bien si contratas un seguro, que sea uno que quieras cambiar, por lo tanto que al cambiar a la aseguradora del banco no te salga más caro, o bien que acabes contratando uno duplicado o sobre una eventualidad que no te interesa asegurar

2. Los planes de ahorro suelen ser interesantes, porque no suponen un gasto, sólo un plan de ahorro sistemático, el dinero sigue siendo tuyo, y normalmente lo puedes recuperar cuando quieras (hay algunos que tienen plazos definidos, pero los más normalitos se pueden reintegrar cuando desees)

Espero que estos pequeños consejos sirvan para evitar mayores gastos y así ahorrar algo más.

Mr. Fahrenheit

Ir a "Mi Banco"

10 comentarios:

  1. Trabajo en una entidad financiera, y lo que comentas en tu entrada coincide prácticamente, salvo algún detalle, con los argumentos que les damos a los clientes que vienen reclamando las comisiones: hay muchas alternativas para ahorrárselas sin amenazar, reclamar ni cambiarse de banco. Las entidades que presumen de que "no cobran ninguna comisión" al final las ccobran de manera en cubierta, nadie da duros a cuatro pesetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, que trabajes en una entidad financiera y expliques esto, tiene un valor añadido importante.

      Creo que la amenaza debe ser muy sincera y creíble, porque si pierdes el "pulso" al banco y luego no te ejecutas tu amenaza, perderás credibilidad para las siguientes ocasiones.

      En la mayoría de los casos es mejor sentarse a hablar con el banco antes de tomar otras medidas más drásticas o amenazar con irnos a otra entidad.

      Por último, y apoyando lo que dices de las entidades que "no cobran ninguna comisión", nos sorprenderíamos con una entidad que dice que "quiere ser tú banco" y supuestamente no cobra comisiones... es la que más cobra según los últimos informes al respecto.

      Eliminar
    2. Interesante y didáctico post. Pero hay una cosa incierta que al menos mi experiencia avala. Santander no cobra comisiones por nada si cumples sus requisitos: nómina o pensión domiciliada, acciones SAN depositadas, etc. Ya digo, es mi experiencia personal hasta hoy. Saludos

      Eliminar
    3. En tu caso Adan, es normal, cumples con todos los requisitos del Banco, por tanto te ampara una tarifa establecida para clientes que cumplen con determinadas condiciones, por lo tanto, lo que no ganan por no cobrarte ciertas comisiones, lo ganan por otro lado: generación de saldos medios en cuenta corriente sin remunerar, utilización de tarjetas de crédito o débito, seguros varios, préstamos, etc.

      Es decir, al cumplir dichos requisitos de tenencia de ciertos productos, ya eres un cliente rentable para ellos, por lo que te exoneran de pagar otras comisiones.

      En realidad el post está pensado para aquellos que no cumplen con los requisitos del banco, o no quieren cumplirlos.

      Gracias por tus buenos comentarios y aportaciones!

      Eliminar
    4. No se como se puede cobrar una comision de manera encubierta.

      Eliminar
    5. Gracias por leerme. Entiendo que el comentario acerca de "comisiones encubiertas" quiere decir que están mal cobradas a sabiendas, es decir, que no se dan las circunstancias para el cobro de las mismas, y si el usuario no reclama, ahí queda cobrada.

      Se da en algunos casos puntuales, como el comentado de la "reclamación de saldo deudor".

      Un saludo!

      Eliminar
  2. Hay una opción para no pagar gastos de forma sencilla. Lo que sucede, es que es para jóvenes, pero ahí está: las cuentas jóvenes o para universitarios.

    Todo va en función del banco que sea, ya que cada uno plantea su política como le parece. En la mayoría de los tipos de cuenta va en función de la edad y en otros, aún siendo algo mayores, se puede entrar en el grupo de beneficiados con una matrícula universitaria. Así, gente que estudie un máster, podría beneficiarse.
    Lo normal es que te exijan tener un edad inferior a 25 ó 26 años, y a partir de entonces, te cobrarán como una cuenta normal.

    Hay una entidad en concreto que lo hace hasta los 30 años. Y no estoy seguro, pero siendo el titular menor de 30, la cuenta es gratuita con una tarjeta de débito y podría haber personas más mayores asociadas. En este caso, gente con hijos menores de 30 años puede beneficiarse de este tipo de cuentas poniéndolos a éstos de titulares pero siendo los primeros los que realmente trabajan con la cuenta.

    Un ejemplo fácil de entender es tener la cuenta para los gastos de la casa a nombre de algún hijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Correcto, las cuentas jóvenes o infantiles, también llamadas junior, no suelen tener comisiones, más bien diría que no tienen gastos. El caso es que si un adulto se incluye en una cuenta joven, esta deja de serlo, salvo que se inscriba como autorizado, pero en ese caso no podrá domiciliar la nómina, puesto que no coincidirá el DNI del titular (el niño o joven) con el receptor de la transferencia (el padre, por ejemplo).

      Gracias por tu aportación, pues es una muy buena observación.

      Eliminar
  3. Me parece un tanto gracioso lo que comenta la persona que trabaja en banca. Vamos, que te cobran hasta por respirar y tienes que estar totalmente encima de ellos para que no te cobren una determinada comisión. Encima de ellos y por adelantado, porque una vez que la comisión está cargada conseguir que te la retrocedan, incluso las que son su error, es una odisea. Entre otros motivos porque ciertas comisiones, las no habituales, los de tu oficina las ven cuando se lo haces notar, cargo automático y después reclama. La situación de la banca en España es tan penosa que se han vuelto unos auténticos delincuentes, no ya chorizos, que siempre lo han sido un poco. Mi caso con Banesto es de vergüenza. Y no será porque no cumplimos con todas esas condiciones de cliente de las que se habla más arriba. Pero amigo, la supuesta confianza con el director de la oficina de toda tu vida da asco, ay si no has avisado de que no te cobren ni una comisión, porque se trata de una gestión novedosa para tí y no te lo esperas, porque ni siquiera son operaciones sino gestiones. Tan solo decir que por una gestión de testamentaría, aparte de tardarnos lo que no está escrito, "menos mal que mi padre lleva toda la vida con ellos y cualquiera diría que no lo conocen" (es mi madre la fallecida), nos han cobrado ya comisiones de más de 200 € entre unas cosas y otras, para más inri por duplicado por un documento solicitado que nunca nos dieron correctamente, para colmo torpes y negligentes, tendremos que pagar los demás sus errores. Por supuesto se lo reclamamos, hace ya 3 meses y pico, "sí sí, no hay problema, lo retrocedemos", y hasta hoy, habiendo sufrido aún con posterioridad uno de esos cargos negligentes por duplicado. En definitiva es miedo a que nos llevásemos el dinero a otra entidad, al entrar nuevos titulares, y es lo que han conseguido después de tropecientos años, por su maltrato del cliente no porque tuviésemos intención inicial. El miedo que corroe a todas las entidades porque la mayoría están tiesas y acojonadas. Y además les pondré una reclamación ante el Banco de España. Y hay modos de llevártelo sin pagar ni un duro. Aún así soy consciente de que cuidado con la otra entidad, también con cuenta y que nos ha tratado bien en todos los sentidos, ¡qué diferencia!, ni un euro de comisión y todo super rápido. Pero cuidado, con cualquiera, a la mínima sugerencia de tipos de interés, de lo que dan otras entidades, ..., ya el director ha soltado alguna cosilla de comisiones por llevarse el dinero, y etc, así como quien no quiere la cosa. Otro "elemento" en potencia. Es generalizado en la banca y cajas españolas, hoy más que nunca. Y si hablamos de las preferentes y otros híbridos, apaga y vámonos ya, estafa y delito directamente, patético, un corralito en toda regla!! Y claro, pienso que quizá la mejor opción si tienes unos ahorros, nada de rico ni montado en el dólar pero sí unos ahorros que de momento no necesitas operativamente, es llevárselo no a un banco extranjero en España, no dejan de ser bancos españoles, sino al extranjero directamente, a otro país de la UE que ya esté medio bien, y mirando con lupa. Y no es un fraude fiscal como pueda pensar alguna gente, es simplemente libertad de movimiento de capitales, declaras tus intereses a nivel fiscal y punto, pero el dinero bien lejitos de la banca española, por lo menos ahora. Me duele decirlo pero es así. Ellos solitos se lo han buscado. Nunca te fíes de un banco, y menos del director que te crees que es tu amigo, hasta que deja de serlo. Mirar todo con lupa y por anticipado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecemos tu comentario y tu punto de vista, así como que te hayas animado a aportar tu experiencia.

      Lo cierto es que como en todos los sectores, empresas y comercios, podemos tener mejor o peor suerte con los empleados que nos atienden, y según sea percibida esa atención juzgamos no sólo a esa persona sino a la empresa que representa.

      En el negocio bancario hay auténticos "chorizos", como te puedes encontrar grandísimos profesionales, pero ni más ni menos que en las fruterías, grandes almacenes, bazares, etc., o cualquier otro sector.

      Lo cierto es que la banca hoy en día se ha ganado a pulso una mala fama fruto de su implicación en la actual crisis, con mayor o menor culpa, y la sensación del "todo vale", no sólo para captar fondos públicos para ser rescatados, como por la subida de precios y tarifas de los servicios bancarios.

      En fin, por suerte no todo es malo, pero coincido contigo en que hay determinadas prácticas poco éticas, y otras que rayan la ilegalidad, eso sí, en estos casos concretos, debéis siempre reclamar, en hoja oficial de vuestra comunidad autónoma, para presentarla luego en el Banco de España a través de la consejería.

      Eliminar