miércoles, 18 de abril de 2012

La Financiación de Autónomos y Pymes IV: Descuento Comercial y el Banco

En el anterior post vimos los conceptos básicos de una línea de descuento, instrumento básico para el anticipo de efectos mercantiles por parte de autónomos y pyme's. En este post vamos a ver los aspectos que hay que tener en cuenta de este medio de financiación con respecto a nuestra relación con el banco.


¿Qué tiene en cuenta el Banco a la hora de evaluar la concesión de una línea de descuento?
Normalmente, las líneas de descuento es de los pocos productos financieros que los bancos conceden aunque no tengamos una excelente solvencia financiera, ya que el banco analiza con mayor cuidado la calidad de nuestra clientela y en especial la de aquellos que nos pagan por medio de efectos comerciales.

Sin embargo, la entidad financiera concedente, también evaluará nuestra capacidad de hacer frente a posibles impagos, al igual que nuestras ventas, para determinar el importe máximo a conceder. En este sentido, pondrán especial atención a nuestro endeudamiento, incidencias en listados de morosidad, resultados, ventas, y rotaciones de las ventas (número de días que pasan entre que se vende y se cobra)

¿De qué importe debe ser nuestra línea de descuento?
Tenemos que calcular bien el límite de la línea de descuento que vamos a solicitar al banco, ya que si nos pasamos de importe, pagaremos mucho más de apertura y estudio, pero por contra, si la solicitamos de un importe muy bajo, pronto nos quedaremos sin límite disponible para descontar.

Si hay que elegir, es preferible pasarnos que quedarnos cortos, no obstante, en teoría deberíamos calcular el límite teniendo en cuenta el número de días de los pagarés que nos dan nuestros clientes y el importe de la facturación que recibimos por medio de estos efectos.

En el hipotético caso de que facturemos al año 150.000 euros, de los cuales 90.000 euros son por medio de pagarés, letras y recibos, y que la media de estos clientes nos paga a 60 días, en este caso, el cálculo sería:
90.000 x 60/360 = 15.000 euros, o lo que es lo mismo, los 15.000 euros rotan 6 veces al año.

Sin embargo, os recomiendo pedir siempre algo más, ya que no siempre nuestras ventas están perfectamente distribuidas a lo largo del año, y es posible que en momentos puntuales del año, por las características de nuestro negocio, tengamos más ventas y por lo tanto mayores necesidades de descontar.

Llegados a este punto, podéis tener el importe de vuestro disponible para descontar concentrado en una sola línea de descuento en una única entidad o bien distribuido en varios bancos. ¿Qué es mejor? Tener varias líneas implica mayores costes de formalización, puesto que tenemos que pagar notarías por cada intervención, pero sin embargo es preferible tener al menos dos líneas en dos bancos diferente, para tener siempre más de una opción a la hora de que nos acepten los efectos que tratamos de descontar, y si nos cierran una puerta, al menos tener otra abierta.

¿Qué analiza el banco para admitir el anticipo de un efecto?
El banco principalmente revisa al librado, tratando de buscar información de su estado económica, si tiene incidencias crediticias, incidencias judiciales o con la Seguridad Social o Hacienda, etc.

También se fijan en si tenemos ya demasiados efectos descontados de ese mismo librado, es lo que llaman concentración, por lo que si ya tenemos un montante importante de la línea ocupada con este librado, no nos permitirán descontarlo. Normalmente un porcentaje de concentración alto está entre el 20% y el 40% de nuestra línea.

Algo que se analiza con mucha atención es si ese mismo librado ha resultado impagado en otras ocasiones, bien en nuestra misma línea de descuento, o bien en cualquier otra linea de descuento de cualquier otro cliente de dicha entidad. Si así fuera, es muy probable que no se admita su descuento.

Otro aspecto a tener en cuenta es que las entidades financieras no suelen anticipar efectos comerciales de importes grandes si se trata de librados que son personas físicas sin mucho renombre, ya que los bancos no pueden obtener datos suficientes para evaluarlos.

Por último, los bancos no suelen negociar letras sin aceptar o indomiciliadas, pagarés no a la orden y recibos sin aceptar, pues en caso de impago resultan más complicados de reclamar.

Negociar el precio con el banco
Importante, visitar varias entidades para ver qué precios ofrecen.

Una vez nos sentemos a negociar el precio, tened en cuenta que si descontáis por plazos cortos, es más importante la negociación de las comisiones que el tipo de interés, y al contrario, si descontáis por plazos largos, se hace más importante la negociación del interés que las comisiones.

Precauciones al descontar
Antes de llevar una remesa al descuento, debemos tratar de negociar con nuestros clientes y si nos van a pagar aplazadamente a través de documentos de giro, que sea por el menor número de días posible, porque tenemos que entender que entre más días anticipemos, más caro nos sale y más tiempo está ocupada la línea para descontar otros pagarés.

En caso de que tengamos remesas de efectos especiales, de importes inusualmente grandes y de librados de renombre, negociad el precio, puesto que el riesgo es más bajo para el banco. Tener más de una línea de descuento da esta posibilidad, ya que si el banco "A" no atiende esta solicitud, debéis indicarle que en ese caso llevaremos la remesa de efectos al banco "B".

Si pensamos que un cliente tiene problemas para pagar: 1. Evitad cobrar a través de pagarés, letras o recibos. 2. Negociad una parte al contado y otra aplazada 3. Si lo aceptáis y podéis evitar descontarlo, mejor, porque si lo descontáis y no paga, además tendréis que pagar la comisión de impago.

Esperamos que este post y el anterior os permita comprender mejor cómo funcionan las líneas de descuento y mejorar su optimización y negociación con el banco, con el fin último de tener la suficiente liquidez y ahorrar en gastos financieros.

Introducción      El Banco      Descuento Comercial (I)      
Línea de Crédito        El Préstamo         El Leasing       Las SGR



Mr. Fahrenheit

No hay comentarios:

Publicar un comentario